Jazz y versos: “Introvisores” en Los Alcázares

Introvisores en Los Alcázares

El pasado jueves 28 de julio proseguimos con la mini gira de Introvisores en un conocido punto cultural de Los Alcázares: el Hotel balneario de La Encarnación. Su patio interior, un lugar que recuerda a aquellos patios cordobeses, fue el vientre encargado de albergarnos.

En esta ocasión tuve el placer de ser acompañado instrumentalmente por Don Sax, un joven saxofonista profesional de Cartagena. Gracias a la mediación de La Compañía de Mario (una asociación cultural multidisciplinar de Los Alcázares) y, en particular, gracias a la encargada del ámbito poético, Helena Paso Real, fue posible este evento.

Don Sax y yo habíamos decidido unir algunos de los temas de su último trabajo (Sounds from the heart), además de otros temas conocidos como Harlem Nocturne o Summertime, con algunos poemas de Introvisores. Era una simbiosis que hacía tiempo que me apetecía experimentar y creo que el resultado fue del agrado de ambos. Éste fue el tracklist que confeccionamos para la ocasión:

Recital Los AlcázaresEl evento sirvió, además, para divulgar y dar a conocer una rara afección de la piel como es la mastocitosis. Para ello contamos con la presencia de María y Juanfran, dos miembros de la Asociación española de mastocitosis, que nos hicieron partícipes de su propia experiencia.

Caras conocidas, caras por conocer, asistentes que acudieron por su afición al jazz o a la poesía, reeencuentros y un trato de lo más atento por parte de la gerencia del hotel La Encarnación… Pese a que no hubo descanso entre mi jornada laboral y este evento, fue uno de esos ratos que hacen que merezca la pena esto de escribir y verter sangre en público.

Recordaros que repetiremos actuación, esta vez acompañados por los versos de Helena Paso Real, en la Noche en vela de Aledo, el próximo 20 de agosto. Os esperamos, hijos del jazz y del verso.

Introvisores: Recital y presentación en Café Zalacaín

ZalacaínEl pasado 20 de junio fui invitado a recitar en el Café Zalacaín de Murcia, dentro del ciclo de recitales “Los lunes literarios” que dirige y presenta Alberto Caride (poeta, periodista, miembro de Colectivo Iletrados) y quise aprovechar para hacer un “pre-estreno” de mi último libro de poemas: Introvisores.

Allí, rodeado de amigos, y acompañado en el escenario (y a la guitarra) por mi camarada en lo poético-musical José Hernández, diseccionamos este libro remix, este libro ave fénix, este libro que es un fin de ciclo lunar para mí.

Eric Luna & José HernándezPúblico Zalacaín 3Público ZalacaínPúblico Zalacaín 2
Hacía cuatro años que no subía a las tablas del Zalaca (como se conoce familiarmente a este local) y fue una experiencia realmente grata repasar esta modesta antología personal ante los asistentes al recital: una bonita sinergia. Agradecer a Diego (su gerente) que persista en su empeño de dar espacio y voz a los autores de poesía. Gracias a este local y al ciclo que presenta Alberto he podido conocer a otros escritores que realmente merecen la pena.

Introvisores es una obra autoeditada que recoge 42 poemas que (siempre bajo mi criterio) merecían ver la luz. Un libro asentado bajo cuatro pilares o grandes temáticas dentro de mi producción poética:

  • La pátina que recubre el mundo (poesía social o, mejor dicho, sobre aspectos de la sociedad)
  • La poesía sólo es un gas inflamable (poemas sobre la poesía, lo que me dio por tildar de “metapoesía”)
  • Palabrería fina (poemas sobre de tema amoroso y/o eróticos)
  • Asuntos internos (poesía de corte intimista, poesía del ego)

Debo agradecer igualmente la composición fotográfica que Ana Ramírez diseñó ex profeso para servir de portada a esta obra. Me di cuenta, al ver el libro terminado, de la personalidad de la que dicha portada dota al libro.

[De momento y hasta después del verano, Introvisores sólo estará a la venta en los recitales a los que sea invitado a participar. A partir de septiembre se ofrecerán otras vías para su adquisición.]

Fechas próximos recitales:

  • Noche en Vela de Aledo (sábado 20 de agosto)
  • Recital en Hotel Balneario La Encarnación, Los Alcázares (fecha aún por concretar)

*Fotografías tomadas prestadas a “Los lunes literarios”.

Poesía contra lo superfluo: Reseña del recital en el blog de “Los lunes literarios”

Postdata:
Gracias a las redes sociales me llega esta instantánea veraniega de una lectora de Introvisores. Espero que lo disfrutara 🙂

Introvisores por una lectora

Homenaje a Blas de Otero en Citrum Audiovisual

Participantes homenaje

Buenas.

El pasado viernes tuve el placer de participar en un homenaje a Blas de Otero, a raíz de los cien años que se cumplen de su nacimiento. El recital-homenaje tuvo lugar en Citrum Audiovisual, un espacio en pleno barrio del Carmen de Murcia, que dio techo y cobijo a este encuentro literario y musical.

Homenaje a de Otero en Citrum

Durante alrededor de un par de horas, estuvimos hablando sobre la vida y obras del poeta social. También se leyeron poemas del mismo, que se intercalaron con algunas canciones por parte de Mar de Fondo y Andrés Gimenez, y con los poemas que cada uno de los participantes (alrededor de una quincena) había escrito adrede para este encuentro. Dichos poemas han sido recogidos en un cuadernillo que ha sido coordinado por Julián Gómez de Maya y Helena Paso Real, y que se distribuyó gratuitamente durante el acto.

Homenaje a Blas de Otero

Éste es el texto que yo escribí para la ocasión:

 

MAS QUE SUFICIENTE

“No sigáis siendo bestias disfrazadas
de ansia de Dios. Con ser hombres os basta”
(Canto Primero, Blas de Otero)

Te la pasaste buscándolo,
Blas.
Te la pasaste
buscándolo.
El amor, en cualquiera de sus formas
y tamaños.
La vida es sacra y si los ojos te lo permiten
puedes ver a Dios en un abrazo fraternal
en el campo de batalla
de los verbos
o en un ombligo de mujer.
Pero eso tú ya lo supiste.

Te la pasaste buscándolo,
Blas.
Te la pasaste
buscándolo.
Huyendo desesperado
de un sitio a otro.
Escribiendo desesperado
de un margen a otro.
Pero puede que no haya suficiente mundo,
ni papel, ni amor, ni dicha,
para inconformistas como tú.

Que cada uno aporte lo que sepa,
escribiste un día
y es más que suficiente.

 

Sea como fuere, una buena ocasión para conocer y departir con otros compañeros del gremio y para recordar a una de las voces esenciales de la poesía social española.

PD. El homenaje tendrá una réplica, posiblemente, para octubre de este año, según los coordinadores, en colaboración con los Encuentros de Cultura de la Universidad de Murcia.

PD. 2 La gente de Citrum tiene en marcha un festival de microcortos dedicado este año a la lucha contra las enfermedades raras. Echadle un vistazo porque pinta más que bien y los premios resultan bastante interesantes.

Diciembre: Un homenaje y un recital contra el cáncer

Sé que este blog está más parado que Rajoy ante el proceso de independentismo catalán. Una serie de cambios vitales me han ido alejando de las intenciones con que antes me desparramaba por aquí. No obstante, como éste sigue siendo el mejor punto de referencia sobre mis textos que hay en Internet, he decidido mantenerlo vigente con dos objetivos: el del autobombo (lo más cómodo de hacer, lo que menos interesa a los lectores) y el objetivo de escribir artículos de opinión, reseñas, críticas o monólogos internos sobre el mundillo de la escritura/literatura (algo no tan cómodo para mí, pero un contenido más “útil” para los lectores).

Dicho esto, procedo a anunciar un par de cosas:

Patrick Ericson & Eric Luna

  1. El pasado 11 de diciembre recibí junto a mi padre un galardón-barra-homenaje por parte la cadena local de radio Cope Espuña. Estos premios rinden homenaje cada año a personas de mi localidad natal que han destacado a lo largo del año en algún contexto. A mi padre y a mí nos (re)premiaron por el asunto de estos premios literarios. Un gesto pequeñito, pero que da calor.
  2. El próximo domingo 27 de diciembre participaré recitando algunos poemas en el evento “Murcia pinta mucho contra el cáncer”, un festival de artistas comprometidos de algún modo con la problemática de esta enfermedad. Será en el auditorio Victor Villegas de Murcia, de las 17 a las 20 horas.

Murciapintamuchocontraelcancer

PoesíaymúsicaMurciapintacontraelcancer

…Y así parece terminar este 2015: Con relatos, con poesía y con las ganas puestas en los nuevos objetivos para 2016.

Cualquier novedad, os la haré saber por aquí 🙂

X Aniversario de Colectivo Iletrados y Jornadas literarias con Natxo Vidal

10679717_744053662335475_2554361031378129286_o

La semana próxima tenemos jarana literaria. El próximo lunes 17 de noviembre, a las 19:30 horas, estaremos por la Biblioteca Regional, leyendo unos microrrelatos y dando apertura a la exposición que celebra estos diez años de existencia del Colectivo Iletrados.

Este pasado domingo, con ocasión de una visita teatralizada a los restos arqueológicos de mi ciudad, que organiza e interpreta Álvaro Pintado, otro miembro del colectivo, tuve ocasión de charlar un poco con Basilio Pujante, miembro fundador, que me recordaba cómo fueron sus comienzos, lanzando el Manifiesto Azul, el fanzine buque insignia del Colectivo.

Diez años después, el Colectivo Iletrados va por su Manifiesto número 15, ha organizado certámenes, ha impartido talleres literarios, gestiona un club de lectura, lleva a cabo el ciclo de recitales de poesía Mursiya Poética y, en definitiva, todos sus miembros son  convencidos agentes activos de la cultura que no han cesado de promover acciones como las descritas, en Murcia, y más allá de estas fronteras.

Por eso es por lo que hay que estar el próximo lunes, a las 19:30 horas, en la Biblioteca Regional de Murcia.

Por otro lado, el sábado de esa misma semana, tendré el placer de compartir tablas con el poeta alicantino Natxo Vidal Guardiola. Será en las Jornadas Literarias que Helena Paso del Real se encarga de organizar y presentar cada semana en el Café Bar Los Olmos, aquí en Alhabama.

El cartel de este encuentro es éste, y está a cargo de las chicas de OtroConcepto:

1485881_1044822498876546_7287273994788834293_o

Escribir un libro pulp (7): Presentación en Del Aire Artería

IMAG1283

El miércoles de la semana pasada, Constanza, Valentina y el resto del equipo de Del Aire Artería hicieron un hueco en su agenda para hacer posible la presentación del libro de relatos pulp de un servidor: “Negra, fría, dura y en tu boca“.

Hasta allí nos movilizamos Fer Torres Cancino (psicóloga, lectora empedernida y amiga) y éste que teclea, junto a un modesto pero respetable grupo de amigos, para escuchar lo que Fer y yo teníamos que decir acerca de la literatura pulp y de las cinco historias que componen “Negra, fría, dura y en tu boca”.

Aquí un extracto de lo que se me ocurrió decirles a los asistentes, mientras ellos trasegaban unos zumos naturales de a litro:

“(…) Cuando los temas de los que tratan estas historias empezaron a convertirse en nubarrones negros, que volaban por encima de mi cabeza, vi la necesidad de escribirlos.
Mi intención era escribir sobre los efectos de las crisis en las personas. Nosotros que, como seres humanos, podemos aspirar a ser altruistas, solidarios, creativos, espirituales… ¿Qué ocurre cuando una crisis econónica, espiritual o moral se instala en nuestra cabeza? ¿En qué clase de monstruos podemos llegar a convertirnos?

Los monstruos son reales. Y a mí me daban tanto miedo los monstruos a los que acababa de abrirles la puerta, que mi mejor opción fue convertirlos en una caricatura, en una desproporcionada e histriónica y risible imagen de ellos mismos. En otras palabras: En pulp.

(…)”

IMAG1288Aquí, yo con Fer que, aunque parece que esté durmiendo mientras yo hablo del libro, en realidad está escuchando atentamente con los ojos cerrados. O eso dijo.

IMAG1298Aquí el sector de fans e incondicionales, encargados del suministro de ejemplares que no falten. Nótese que Charles, el morenito de la izquierda, se llevó un ejemplar para aprender español, aún siendo canadiense y entendiendo más bien poco de castellano vulgaris. Todo un honor para mí. Chúpate esa, Cervantes.

IMAG1302Aquí, uno de los cuadros que podían verse en la exposición que había en ese momento en Del Aire Artería. Obsérvese que el tema escogido parecía versar sobre la locura. Algo muy adecuado, teniendo en cuenta el libro lleno de demencia y despropósitos mentales que presentábamos en sociedad aquella noche.

IMAG1318

Como mandan los cánones de este tipo de reuniones sociales, terminamos por irnos a un bar a celebrar que “Negra, fría, dura y en tu boca” formó parte, por una noche, de la cultura under under súper underground de Concepción.

IMAG1319

Aquí mi compañero de piso, que desde que descubrió la palabra “puñetero” no hace más que llamarme así. En efecto, soy bastante puñetero. Por eso le saqué esta foto en la que anda cuestionándose la inmortalidad del cangrejo, mientras la “V” de la victoria sobrevuela su cabeza.

IMAG1322

Como se puede ver, me dio tiempo a cambiar la chaqueta formal de los domingos por la chupa de cuero falso. Y es que los bares son cosa seria y no puede entrar uno vestido de cualquier manera.

IMGP0850

Por otro lado, un día antes de la presentación, con la ayuda de mi pareja y del pelirrojo de la foto de antes, sorteamos un ejemplar en papel, entre los seguidores de la página de Facebook del libro. Me comprometí a entregar en mano o por correo un ejemplar al elegido y el ganador fue Simón González, un viejo amigo al que hace un montón que no veo.

Ya tenemos excusa para que me invites a una cervecita cuando regrese a España, Simón. Este ejemplar que tengo en la mano es el tuyo. Enhorabuena.

Pd: Si participaste en el sorteo y no ganaste (de verdad que lo siento, pero sólo puede ganar uno) o si, simplemente, te apetece asomarte a estos relatos para adultos que tan buenas críticas están cosechando entre los amiguetes (y mira que, no sé los tuyos, pero los míos son más bien tirando a cabroncetes), puedes hacerte con el libro en Amazón o bien, en papel, poniendo el cursor sobre el sobre que hay en la barra de la derecha y escribiéndome al correo. Si te interesa encontraremos el modo de hacértelo llegar.

Mursiya Poética 2013

cartelMP13

Los compañeros de Colectivo Iletrados vuelven a la carga, un año más, con su ciclo de poesía murciana, mezclada con buena música. Versos y plaquettes gratuitas hasta agotar existencias de Bea Miralles, Natxo Vidal, Juanma Sánchez Meroño e Ignacio Martín Lerma. Música en vivo de Amelie Bernal, Ángel Ninguno, Muerdo y otros. Cervezas en buena compañía. ¿Quién da más sin pedir nada a cambio?

Nos dejan este vídeo de presentación para recordarnos la nueva cita:

Y no les perdamos de vista, que pronto volverán con un nuevo Manifiesto Azul.

Cosas que nunca te conté, maldito blog


Seré breve, seré parco en palabras.

Antes de tomar el vuelo en dirección a Santiago de Chile, hubo algunos pequeños acontecimientos de los que a un escritor de talla humilde le jodidamente hacen feliz.

El primero fue recibir un ejemplar en papel (más otro par de ejemplares de regalo que la gente de La Vida Rima tuvo a bien de enviarme) del especial Fin del Mundo de la revista de relatos Al Otro Lado del Espejo, en el que aparece mi relato “Ingrid y el camino a ninguna parte”. Uno de los relatos de la trilogía apocalíptica breve que me dio por escribir hará un año.

Aquí la revista en versión digital:


Por otro lado y como acto de fin de curso para los talleres de ficción que estuve realizando en Lorca, celebramos un recital, en el que les di repaso cronólogico a mis poemas (desde el cuasi-inédito “Insert coin again” al artesanal “Caviar para gusanos”). Un recital que, para mí resultó bastante especial, por el ambiente, por lo arropado que me sentí, porque era como recitar poesía con una cerveza recién sacada del congelador y zapatillas de andar por casa.

Isa Millán y los demás componentes de “La Sala de Estar” propiciaron el clima adecuado, le buscaron un lugar privilegiado a mis poemarios cartoneros y adquirieron los que me sobraron para poder venderlos ellos por su cuenta. ¡Desde aquí, mil gracias, gente!

IMAG0934

Mención aparte habría que hacer sobre los alumnos del taller de ficción de Murcia en la asociación “La Azotea”, donde Fer y, especialmente Eva, también me hicieron sentir como en casa durante los meses en que se desarrolló dicho taller.

Pese a la insistencia de Thomas y a contar con la presencia de Sandra e Itziar, me fue imposible poder asistir a este evento que, para mí, tenía un carácter especial, -el que ellos pretendieron darle-: un evento multidisciplinar, donde sacar al escritor de su soledad (algo que había sido un tema recurrente durante el curso). Convertir la creación artística en una fiesta para los sentidos. Me consta que así fue, aunque no disponga de imágenes para mostraros de aquella noche, sí que tengo el cartel. También tengo las palabras de ánimo que nos cruzamos, por medio de mensajes privados, ante mi inminente viaje a Sudamérica. Aunque ésas las guardo para mí.

Gracias a todos.

enestado

Recitando en Zalacaín: Caviar para gusanos


Fui a los Lunes literarios invitado por Alberto Caride. Invitado en calidad de poeta, quiero decir. Invitado a ser el tipo que se sube al estrado de la cafetería Zalacaín (que es donde se celebra este ciclo, desde sus inicios) e invitado a desnudarme frente a los presentes usando la métrica, como quien usa la barra de striptease.

No fue mal el asunto. Recordé viejos tiempos. Como cuando, años atrás, acudía a esa misma cafetería a por la cafeína que debía mantenerme en pie durante una jornada de diez horas en una oficina. Cualquier tiempo pasado nunca fue mejor.

Aunque los carteles y notas de prensa como ésta presagiaban que yo iba a presentar Poesía de guerrilla, no fue así.

La munición que llevaba conmigo era un librillo cartonero, que yo mismo había editado este verano bajo el nombre de Caviar para gusanos, con catorce poemas inéditos, que quince personas se llevaron a casa, gracias a que días antes pude tirar de un par de colegas para trabajar en las portadas. Todas personalizadas y únicas. Como ésta:

Disfruté con las reacciones del público del Zalacaín. Critiqué a los poetas y, así, hice autocrítica. Lancé un par de poemas dedicados. Uno a Basilio Pujante y otro a Sofía, que siempre me recrimina que haga cosas del estilo cuando recito en público. La cerveza que llegaba hasta mi mesa estaba fresca y Alberto terminó de hablar bien de mí, al finalizar el recital. Así que, ¿qué puedo decir? No tengo quejas. Teníamos un clima agradable, como muestra la siguiente foto:

Tras el recital, aún habría tiempo para que la poeta Noelia Illán soplara las velas y se felicitara a Carlos Gargallo, también poeta y guerrillero, por su cumpleaños, al dar las doce.

Otro poeta, Francisco J. Illán también estuvo por allí y recogió algunos momentos con su cámara:


Algunos preguntaron por el poemario que, supuestamente, iba yo a presentar esa noche. Es decir, por Poesía de Guerrilla. Como digo en el vídeo, se puede leer íntegramente en Internet y, para ser más exactos, se puede leer pinchando aquí.

A colación de este recital, tanto Alberto, como Paco Illán, han escrito unas reseñas en sus blogs, de las que he sustraído todo el material gráfico de aquella noche. Gracias a los dos, por estar y por apoyar. Dejo enlaces para los curiosos:

Los Lunes literarios y yo
La Cólera de Nébulos y el menda

Aprovecho para advertir que el próximo jueves 27, a las 20 horas, me dejaré entrevistar por este pedazo periodista y poeta que es Alberto Caride en su espacio Verso Libre en Radio Online Murcia.

Veré la manera de subir el podcast de la entrevista, aunque os invito a sintonizar en directo. Allí hablaremos de poesía, de guerrillas, de caviar, de gusanos, de talleres literarios y otros consejos prácticos de supervivencia.

Aupa eta agur! [Misión: poetizar en Bilbao]



Doce horas de viaje en autobús para terminar en un Bilbao extrañamente caluroso.
La naturaleza es sabia y, ya que los del sur somos peces de aguas calientes, debió pensar que lo apropiado sería recibirnos con algo de bochorno veraniego que sirviera para aclimatarnos.

Nos esperaba a la llegada Katy Parra y Toñi, además de Mónika Nude, que estaba al caer. Pero nosotros sólo pensábamos en enjuagárnos la desidia y desperezar los miembros dormidos bajo una ducha helada. Tomamos el metro a Sope.

Irati, nuestra anfitriona, se retrasaba. De manera que optamos por refrescarnos la garganta. Paramos en el primer bar que se nos puso a tiro y pedimos unas kañas. ¿Yo qué sabía que una caña poco tiene que ver con una kaña?
Es decir, alrededor de medio litro de helada cerveza tostada.
Para cuando llegó Irati ya teníamos los ojos vidriosos y decíamos tonterías. A mí se me había perdido una chapa, en algún transcurso. La del Colectivo Iletrados. Soy un puto desastre. Siempre pierdo cosas como éstas y trato de quitarles importancia para no pasarme todo el día lamentándome.

La buhardilla de Irati resultó ser un lugar acogedor para dormir y las vistas, directamente, me dieron ganas de irme a vivir allí:

Una de las tías de Irati dijo nosequé sobre una “galerna”. Y yo, sureño ignorante, salgo tranquílamente a la calle en chanclas, pantalón corto y camiseta. Cuando, en un instante, el cielo se oscurece. Una ráfaga de viento, como un equipo de rugby, se lanza contra nosotros, arrastrando tierra y polvo. Aquella brisa nos dejó prácticamente ciegos. Pudimos llegar hasta un pequeño pabellón donde se jugaba un partido de pelota vasca o esku pilota. Un deporte curioso, cuando no lo has visto jugar nunca. Una vez te indican las reglas y calibras la coordinación y el esfuerzo necesario compruebas que es algo más jodido que el frontón al uso. Mi compañera no dejaba de repetir que le gustaría ver jugar a mujeres. Yo pensé lo mismo. Nunca me atrajo el tenis femenino, pero esto… Lo que es seguro es que debe ser una buena terapia anti-estrés.

De repente, sonó como si alguien hubiera puesto en funcionamiento las duchas. Nada de eso. Resultó que la galerna traía consigo un regalito. Toma diluvio veraniego. Y yo en chanclas. Y pantalón corto.

Al día siguiente, teníamos intención de ir a una playa cercana. A tomar el sol y tal. Pero…

Al menos, escapábamos a la ola de calor que veraneaba en Murcia. Escuché algo sobre cuarenta y muchos grados en los termómetros de la capital panocha. Me imaginaba la escena: Calles desiertas, chicharras, insomnio, el asfalto hirviente refractándose en el horizonte, personas ocultas en sus ataudes con aire acondicionado, hasta la noche, cual vampiros…
Pensando en cosas áridas de este estilo, metimos los pies en el mar Cantábrico:

No estaba tan fría, después de todo. Aquí, según mi partenaire, cuando hace bueno, está lleno de hippies haciendo nudismo. Eso dice ella. No era el caso. Allí sólo estábamos ella, yo, y dos chicas y un chico haciendo espeleología amateur al aire libre.

Nos vamos. Y de camino a Sope, intento camelarme a un burro silvestre (hembra) para ver si la convencemos de que nos lleve de vuelta. Pasa de mí y eso que le hago ver que tenemos intereses en común:

Para cuando volvemos, Sopelana ya está en plenas fiestas populares.

No existen imágenes del resto de la noche.

A la mañana siguiente, debíamos estar para las doce en la calle Egaña de Bilbao, junto al busto de Blas de Otero, para un homenaje que se le realiza todos los años.
Llegamos casi a las una. El busto del bueno de Blas, tan fieramente pétreo, tan fieramente humano, parecía el de un tipo que va a pedir perdón a su mujer, al estilo de las teleseries de los noventa: cargado de flores.

En fin, ¿excusas?… Las frecuencias del metro y la noche anterior, que nos pasó factura.
Suerte que el grupo de poetas con el que habíamos quedado no andaba demasiado lejos.
Como en un bar, a cincuenta metros.

La cosa empezó ahí. Con Katy, Juan Campoy, Ritxi Poo, J.R. Barat, Inma Pelegrín, Mónika Nude…

…y siguió en el restaurante, con Guillermo de Jorge, Julián Borao y unos cuantos más del gremio.

Como este tipo de historias se suelen ir calentando paralelamente a la cantidad de alcohol ingerido, Juan Ramón proponía ya talleres de poesía guarros, usando palabras del estilo de “coño” o “clítoris” al comienzo de algún verso, para espabilar a la audiencia de aquella noche, si los veíamos bostezar. Tomamos el postre y nos separamos en ese punto. No por lo del taller, ya he escrito anteriormente poemas con “coño” o “clítoris”. Teníamos que volver a Sope.

¿Has probado a coger el metro chispado de vino? Pues no te lo aconsejo. Pese a tirar de ducha fría, costaba quitarse la cogorza. Más tarde, otro metro y, a la hora señalada (esta vez sí) estábamos en la puerta del hotel Ercilla. Un sitio demasiado lujoso para la poesía. Para la poesía de verdad, para la buena, quiero decir. El caso es que allí estábamos.

Nos creímos muy listos dejando un cartel improvisado “reservando” unas butacas, para salir y buscar un lugar más barato donde tomar unas cervezas. Cuando regresamos, unas señoras del público habían retirado los carteles y ocupado los asientos. Disimularon muy bien cuando me acerqué a coger mis poemas. Además, la prensa había estado allí y, cómo no, estaban todos, menos el grupo murciano que andaba haciendo el bandarra por las calles de Bilbo o vete tú a saber qué.

Decir del recital que resultó una sorpresa grata descubrir la voz y el talento de varios de los presentes. Me sorprendieron Mónika y Ritxi. Nos conmovió Barat. Guillermo de Jorge nos puso en pie de guerra y Arantxa Oteo nos hizo mirarnos de la piel para adentro. Había un pianista que acompañaba a los recitadores y se adaptaba, con bastante destreza, al carácter que cada poeta imprimía a sus textos. Sólo un apunte para los gerentes del hotel, para la próxima vez: NO es buena idea tener una fiesta de fin de curso/despedida de soltero en la sala contigua a un recital… Sólo diré eso.

Al final del evento, que duraría unas cuatro horas, pero que pasó en un redoble de conciencia, todo eran felicitaciones y abrazos. Una vez que un poeta ha dicho lo que venía a decir, se relaja y vuelve a comportarse como alguien normal.

Sería la una de la madrugada cuando quisimos coger el metro y nos topamos con que la estación más próxima estaba cerrada. Con los poemas en la garganta, corrimos calle Indautxu abajo buscando otra entrada y… también estaba cerrada. Una pareja que pasaba por allí nos indicó que había una abierta a diez metros escasos.

Así, volvimos a una Sope, que bullía de gente de bar en bar y de txosna en txosna. Nosotros decidimos replegar y volver a la buhardilla.

Teníamos por delante una comida popular y un fin de fiesta con chaparrón incluído…


Actualización (21/09/2012)
Esa poetry star de voz poderosa, que es Katy Parra, me ha hecho llegar este vídeo del encuentro de los poetas que se unieron fraternalmente, junto a uno de los puentes más emblemáticos de Bilbao, justo antes de la hora de comer. Se huele la ternera asada y el verso libre en el aire: