Escribir un libro pulp (8): Reseñas, adelantos y venta callejera

pulp_magazines

La primera reseña a “Negra, fría, dura y en tu boca” llega de mano de los compañeros de RelatosPulp.com que han tenido a bien dedicar un espacio a este libro de relatos para adultos en su nueva página Pulp69.com.

Aquí podéis leer el enlace.

Desde aquí, le envío gracias a Emilio, que es quien gestiona ambas webs destinadas a la propagación y a la subcultura del pulp.

Desde esa misma reseña hay un enlace a uno de los relatos de “Negra, fría, dura y en tu boca” que he subido a Issuu para su lectura gratuita. En los diez días que lleva subido a Issuu ha registrado cerca de 900 lecturas.

Se trata de “Puta suerte” y podéis leerlo también aquí:

Terminados los actos “formales” de presentación del libro, me lancé durante la pasada semana a vender el libro yo mismo cerca del foro de la universidad de Concepción. Allí se suelen reunir jóvenes y no tan jóvenes vendiendo todo tipo de cosas, desde bocadillos y trufas de chocolate caseras a libros pirateados.

Mientras en Madrid los escritores se dan codazos por hacerse un sitio en la Feria del libro, yo montaba mi particular feria del libro, al solecito, frente al campanil de la universidad. Hablándole a todo el que se paraba a preguntar acerca de la literatura pulp, del libro o de por qué escribí esas historias. Es toda una experiencia vender tú mismo el libro que has escrito. Hay que estar dispuesto a defender la propia obra en persona. Además, hablar sobre lo que has escrito puede llevarte a descubrir qué te movió a la hora de crear tal personaje o cual anécdota.

A lo largo de la semana pasaron por allí varios amigos y amigas, como Pablo, que aprovechó para hacerme estas fotos mientras hablaba con un estudiante que se paró a preguntar.

1016667_251692558296247_1783304583_n

1011828_251691831629653_62873450_n

Si quieres leer “Negra, fría, dura y en tu boca” de forma íntegra, puedes conseguir un ejemplar en papel, al precio de 5 euros, escribiéndome al correo de contacto que encontrarás en la barra lateral o puedes adquirir la versión digital pinchando aquí.

Universos literarios



Los compañeros de Anatomía de la Edición han diseñado este mapa de constelaciones de las editoriales en España [ojo, tanto de libros físicos, como en versión digital], que creo le podrá ser útil a todos esos que nos dedicamos a escribir y que pasamos horas mirando al infinito…
De este modo, ya tenemos hacia dónde dirigir el telescopio.
El mapa es el de este 2011. Ya que, cada año, muchas editoriales aparecen y desaparecen, con la facilidad con que estalla una supernova.

[Pinchad sobre la imagen para ver a tamaño real].

Todos los semáforos en rojo [Edición revisada]



Fue a principios de 2009 cuando terminé mi primera novela, titulada Todos los semáforos en rojo.

Todos los semáforos… es una historia sobre la codicia humana y la forma en que ésta salpica y afecta a cada individuo por las estrechas relaciones que, aunque no lo parezca, mantenemos a diario entre todos.

…Y sí, también es una historia de zombis, sangre y casquería.

Como mi opera prima, desde el primer momento tomé la decisión de compartirla gratuitamente con quien quisiera leerla. De ese modo, fue publicada en 40 posts aquí.

Dos años después y con la capacidad como para solventar los errores típicos del escritor principiante, ofrezco esta versión revisada de Todos los semáforos en rojo, que además he decidido ilustrar con unos cuantos garabatos, demostrando que lo mío en todo caso no es el dibujo.

El texto es fundamentalmente el mismo, aunque se han añadido mejoras y se ha diseñado una maquetación y unas portadas más cuidadas.

Podéis leer esta novela pinchando aquí o accediendo desde la sección By the Patilla de este blog.

Y si después de todo os gusta… ¡Recomendadla!

Los tiempos están cambiando


(Os enlazo la canción para melómanos y fans de Watchmen )

Ya hace tiempo lo anunciaba el bueno de Dylan: los tiempos están cambiando. Una tremenda canción aquella, para una realidad que, ciertamente, siempre está en movimiento. Porque… bueno, ¿qué no está en constante cambio?

Heráclito también veía este aspecto de la vida y lo resumió en su conocido aforismo: Nadie se baña dos veces en el mismo río.

El desafío, entonces, es hacerle entender a todos aquellos que se oponen a algo tan natural como son los procesos de cambio que esto es así, por mucho que uno se resista y cierre los ojos y patalee y quiera negar lo evidente.

Para el que se haya perdido a estas alturas, hoy hablo de autores y de los cambios a los que se enfrentan… O mejor sería hablar de los cambios a los que no han de enfrentarse, sino a los que han de adaptarse.
Para ello me serviré de una de las estrofas de la conocida canción de Bob Dylan. Un párrafo que dice así:

Venid escritores y críticos
que profetizais con vuestra pluma
y mantened vuestros ojos abiertos.
La oportunidad no volverá a repetirse.
Y no hableis demasiado pronto,
pues la rueda aún está girando
y no está diciendo a quien
va a designar.
Pues el perdedor ahora
va luego a ganar,
porque los tiempos están cambiando.

Es evidente que aquí el cantautor va por otras lindes, pero sus palabras son facilmente extrapolables.

El pasado 6 de febrero, hace apenas una semana, el escritor Juan Gómez-Jurado lanzó uno de esas bolas de nieve, que la inercia acaba convirtiendo en avalancha.
Dicho autor había escrito un flamígero artículo en la revista on line Alt1040, que bajo el título de “La piratería no existe” cargaba contra la Ley Sinde y sus repercusiones.

Reproduzco aquí las últimas palabras del artículo por inspiradoras y razonables:
“(…) Vivimos el advenimiento de un cambio de modelo que está dando como resultado la era más luminosa de la humanidad, y ahora mismo hay centenares de adolescentes en nuestras calles que llevan dentro de sí el potencial para ser los cantantes, los escritores y directores del mañana. Ellos también están descargando. No paréis nunca de hacerlo, ni de soñar. Y a quienes soñamos primero, os digo: dejad de tener miedo y abrazad el futuro de una vez por todas.”

Unas palabras muy motivadoras que acabaron teniendo este efecto:

El famoso cantante era ni más ni menos que Alejandro Sanz y la respuesta de Gómez-Jurado no se hizo de esperar: la creación del sitio web 1libro1euro donde el escritor ofrecía gratis la descarga de uno de sus libros más vendidos, con la posibilidad de que quienes descargaran pudieran donar voluntariamente un euro que iría destinado a la ONG Save the children. Resultado: En menos de una semana, dicho proyecto había recaudado 30.000 euros en conceptos de donación (no sé por cuánto irá a día de hoy). Es decir, mucha gente pagó el euro propuesto, cuando en principio no tenían porque haber dado NADA.

Y… ése es el momento en el que la audiencia empieza a gritar histérica y a tirarse de los pelos. ¡¿Entonces qué debemos hacer, gritan algunos escritores, poner gratis nuestras novelas en internet y donar las ganancias?! ¡Los artistas no viven del aire!, gritan otros y Eso es una campaña de marketing que ha Gómez-Jurado le ha salido bien, dicen los menos críticos.

Bueno, puede que todo eso tenga una parte de verdad. Sin duda, el escritor se ha ganado la simpatía de muchos internautas con esta iniciativa. Pero el suyo es el ejemplo más inmediato de que internet como plataforma de comunicación funciona y que es más conveniente adaptarse a los nuevos tiempos que intentar luchar contra ellos.

No digo que los artistas deban contribuir gratis a la cultura de un país, pero sí que deberían ir abandonando el camino marcado y probando nuevas fórmulas para el lanzamiento y la difusión de sus proyectos creativos. Que aquí y ahora se impone la innovación, la originalidad y el darle al coco y el que no quiera ver eso terminará bañado por aguas distintas, por mucho que no quiera moverse de la orilla.

Streaming in extremis

Mientras las editoriales, discográficas, artistas, SGAE se devanan los sesos tratando de buscar una forma de “ponerle muros al campo” , mientras USA patalea porque España es uno de los paises que con mayor fervor se entrega a eso de la piratería (sí, trasegar ron, saquear navíos a la deriva, matar a los tripulantes, violar a sus mujeres, para más tarde descargarnos gratis sus archivos) otros se entretienen en proyectos que denotan una actitud más social con respecto a este problema.

Los integrantes de 24symbols, una especie de Spotify para libros made in spain, lo tienen claro: “queremos facilitar la lectura a todo el mundo. Porque leer nos hace libres. Porque creemos en un modelo donde lectores, editoriales y anunciantes salgan ganando”.

La idea es sencilla: No puedes descargar un libro, pero sí leerlo on line o en algún dispositivo ad hoc, aceptando la inclusión de publicidad. De esta forma se evita el intercambio de archivos. Si no quieres publicidad y deseas un acceso más libre al contenido, entonces has de pagar. Simple ¿no?

Si este proyecto es viable o no (es decir, si colará en las molleras de todos esos lectores potenciales) es algo que se verá con el tiempo. De momento, prometen una apertura de puertas en versión beta para dentro de 10 semanas.

¿Será ésta la solución definitiva al problema de las descargas?
Yo tengo una palabra que decir sobre esto, pero lo dejaré para más adelante, a ver qué tal se presenta el oleaje mañana…

Renovarse o morir (La propiedad intelectual en los tiempos modernos)

Yo, particularmente, soy de la opinión de que la Cultura es algo que debería ser fácilmente accesible para todos, ya que nos permite “crecer” como personas. También creo que la sociedad debe adaptarse, por lo general, a los  avances tecnológicos. De este modo, resultaría oportuno que los autores dejasen de patalear y renegar ante la piratería, para centrarse en hallar una forma de obtener la compensación que merecen por su trabajo en este nuevo contexto.

Éste es un debate que, entre cervezas, hemos mantenido infinidad de veces un colega ingeniero y yo. Ambos estamos de acuerdo: lo fácil es pretender frenar el avance mediante argumentos sacados de la manga, lo difícil es darle al coco para encontrar la forma de que cada uno obtenga lo que se merece por su trabajo. E internet y los demandantes de cualquier tipo de producto textual, musical o audiovisual son los que mandan. Vamos, como la primera vez que trabajé de camarero y me dijeron aquello de “el cliente siempre tiene la razón”. Pues eso.

En esta conferencia impartida en la Politécnica de Madrid se muestra un nuevo modelo, una nueva forma de hacer las cosas, que si bien no favorece tanto a los intermediarios, editores, multinacionales, etc. sí que ofrece grandes perspectivas al autor, principal responsable de una obra, al fin y al cabo.

Internet es así y somos nosotros los que, a través del ingenio y las nuevas fórmulas de explotación, habremos de adaptarnos  a los cambios.