Folie à tout (o explicación métrica del capitalismo) [Poema]

IMAG1151

Hay quien dice que
de ilusiones
no se vive.

Ayer, recogí una moneda
del suelo
del aeropuerto de Dallas.
La gente recoge monedas
no recoge envoltorios de chocolatinas
ni recoge a ancianos
que han perdido el equilibrio.

Yo recogí una moneda.

Había una inscripción que decía
«Liberty».
Otra inscripción decía
«In God we trust».
Está George Washington
y también está ese pájaro
carroñero.

Mi padre coleccionaba monedas.
En todas salía el rostro
de alguna persona
que nos dijeron que era importante.
Mi padre coleccionaba monedas
porque alguien le dijo
que las monedas
eran más importantes
que los envoltorios de chocolatinas
o que los ancianos que no pueden mantenerse
en pie.

Si yo recogiera un millón
de monedas como ésta,
podría comprarme una casa.
Si yo recogiera un billón
de monedas como ésta,
podría comprar las almas
de mucha gente
y convertir así
un billón de monedas
en un trillón
o qué se yo.

¿No es absurdo?

Si yo reúno
un trillón de monedas
la gente me escucharía
la policía rodearía mi casa
podría escupir a las almas
que compré,
porque la policía rodearía mi casa
y la gente me escucharía.

Si yo tuviera un trillón de monedas
tal vez mi rostro saldría
en ellas
y junto a mi cara
habría bonitas palabras como
«Libertad» o
«En la poesía confiamos».

Hay quien dice
que de ilusiones
no se vive.

Mienten.

No se vive de otra cosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s