Cosas que nunca te conté, maldito blog


Seré breve, seré parco en palabras.

Antes de tomar el vuelo en dirección a Santiago de Chile, hubo algunos pequeños acontecimientos de los que a un escritor de talla humilde le jodidamente hacen feliz.

El primero fue recibir un ejemplar en papel (más otro par de ejemplares de regalo que la gente de La Vida Rima tuvo a bien de enviarme) del especial Fin del Mundo de la revista de relatos Al Otro Lado del Espejo, en el que aparece mi relato “Ingrid y el camino a ninguna parte”. Uno de los relatos de la trilogía apocalíptica breve que me dio por escribir hará un año.

Aquí la revista en versión digital:


Por otro lado y como acto de fin de curso para los talleres de ficción que estuve realizando en Lorca, celebramos un recital, en el que les di repaso cronólogico a mis poemas (desde el cuasi-inédito “Insert coin again” al artesanal “Caviar para gusanos”). Un recital que, para mí resultó bastante especial, por el ambiente, por lo arropado que me sentí, porque era como recitar poesía con una cerveza recién sacada del congelador y zapatillas de andar por casa.

Isa Millán y los demás componentes de “La Sala de Estar” propiciaron el clima adecuado, le buscaron un lugar privilegiado a mis poemarios cartoneros y adquirieron los que me sobraron para poder venderlos ellos por su cuenta. ¡Desde aquí, mil gracias, gente!

IMAG0934

Mención aparte habría que hacer sobre los alumnos del taller de ficción de Murcia en la asociación “La Azotea”, donde Fer y, especialmente Eva, también me hicieron sentir como en casa durante los meses en que se desarrolló dicho taller.

Pese a la insistencia de Thomas y a contar con la presencia de Sandra e Itziar, me fue imposible poder asistir a este evento que, para mí, tenía un carácter especial, -el que ellos pretendieron darle-: un evento multidisciplinar, donde sacar al escritor de su soledad (algo que había sido un tema recurrente durante el curso). Convertir la creación artística en una fiesta para los sentidos. Me consta que así fue, aunque no disponga de imágenes para mostraros de aquella noche, sí que tengo el cartel. También tengo las palabras de ánimo que nos cruzamos, por medio de mensajes privados, ante mi inminente viaje a Sudamérica. Aunque ésas las guardo para mí.

Gracias a todos.

enestado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s