¿¡Cómo están ustedes!?… Psé…


Hubo un tiempo, en este país, en que los niños no eran más que niños.

Hubo un tiempo en el que, en preescolar, no dedicaban ni un trazo de sus Plastidecor a dibujar banqueros reconvertidos en ladrones, huyendo por la puerta de atrás con un saco engalanado con un enorme símbolo de $ o €.

Hubo un tiempo en que los chicos no escribían cartas al rey de esta monarquía bananera pidiéndole que “devuelvan a las familias y a los parados todo el dinero que nos habéis quitado“.

Hubo un tiempo en que los malos eran los vascos y su ETA, los catalanes y su tacañería (y su independentismo), los árabes y su Islam y sus burkas, los chinos y su control de la natalidad (y su comunismo), los cubanos y su Fidel (y su comunismo), los rusos y su acento extraño y su afición al vodka (y su comunismo), los franceses y su tendencia a volcar camiones, los alemanes y su adicción al trabajo, los americanos y su obesidad mórbida, su superioridad autoimpuesta y su Segunda Enmienda, que tantas masacres de instituto ha dado de sí…

Eran buenos tiempos aquellos, en los que todo estaba tan claro.
En los que se nos había muerto aquel señor bajito y nuestros padres respiraban aliviados. Mientras bajábamos del carro de la dictadura y montábamos en el tren de alta velocidad de la democracia.

Oh, la democracia. La enseñaban tan bien en el colegio… Separación de poderes. Gobierno del pueblo. Estado de derecho, del bienestar más tarde… Recuerdo que con seis o siete años me pusieron buena nota en un dibujo de clase por dibujar la escuela y ponerle una bandera de ésas que ahora me produce más retortijones que orgullo. La idea no era mía. Se lo vi hacer antes a otro compañero y vi también el reconocimiento que recibía como premio. Éramos buenos cachorros del Sistema.

Si nos lo hubieran preguntado entonces, que cómo estábamos nosotros, hubiera sido fácil decir que bien, genial o de puta madre, tío.

Quizá por eso Miliki también perdió la sonrisa años atrás. Quizá por eso dejó el circo y montó una productora de televisión.

Porque los enanos le crecieron de la noche a la mañana y descubrieron por ellos mismos que ni los malos eran tan malos, ni los buenos tan buenos. Quizá por eso la policía les zurró de lo lindo un 15 de mayo, un 15 de octubre o un 25 de septiembre.

Quizá por eso, los payasos ya no nos llaman de usted. Ni nos preguntan cómo estamos.

Anuncios

2 comentarios en “¿¡Cómo están ustedes!?… Psé…

  1. Hecho muchísimo de menos aquella época tío…, ¿quién nos iba a decir que cambiaba tanto la película…?.

    Por cierto, a ver si nos vemos un día por algún cafe de Murcia que sé que frecuentas.

    Un abrazo tio.

    • Yo también la echo de menos. Muy buenos recuerdos guardo de aquellos años. Un abrazo, Simón.
      A ver si coincidimos en alguna ocasión, que ya no sé ni por dónde paras, viejo amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s