Partirse las Christmas



Ya es navidad. Otra vez. Evádete. Olvídalo todo. Come turrón. Sueña con ganar la lotería. Enchufa esas luces de colores. Canta el campana sobre campana. Dale a la zambomba. Ponte ese ridículo gorro rojo con borla blanca. Que no falte el belén en el recibidor.

Todos los años nos contamos una y otra vez la misma historia. TODOS los años. Como ansiando una catarsis por indigestión de marisco con cava. No te sientas culpable. Sonríe. Es navidad. Reúne a la familia, que se acaba el año y ya toca. ¿Vino Santa Claus esta vez? ¿Encontraste las bolas y las guirnaldas del año pasado? ¿Te dieron cesta navideña en el curro? Muy bien. Desempolva el esmoquin y el vestido de fiesta del armario y prepárate para ser el rey de la pista en Nochevieja. El día de año nuevo transcurrirá discretamente gracias a tu resaca.

Los anuncios de colonias, de polvorones y de muñecas defecantes, las luces en la ciudad, la premura del Corte Inglés y las canciones felices ya no hacen su efecto. Ahora pienso en mi infancia, cuando todo esto conseguía ilusionarme, cuando se olía de forma especial en estas fechas. No es que las cosas hayan cambiado. Es que ahora se es más consciente que antes de la falsedad: Un niño muere en África por cada juego de luces para el árbol que se enciende.

¿Los reyes? He visto a Baltasar sentado, sacando un bocadillo de su envoltorio de papel de aluminio, en plena Avenida de la Constitución. No sé si me entiendes. Este año está jodida la cosa. La crisis y eso. Los reyes (o sea los padres) comprarán menos juguetes este año, aunque eso no significa que te quieran menos, niño. Desde luego que no. Aunque cualquier fabricante de juguetes querrá convencerte de lo contrario.

Pasas la página y ya estamos: 2012. Si los más agoreros tienen razón no quedará nada que celebrar dentro de un año. Quizá debamos inventar un nuevo cuento de navidad, pero esta vez sin fantasmadas y sin tipos crueles y avaros que se lucran a nuestra costa.

Jódete, Scrooge. El espíritu de las navidades futuras ya está aquí.

P.S. Si por cualquier razón sientes la necesidad irrefrenable de deshacerte de tu dinero estas fiestas, te recomiendo consultar el Catálogo alternativo del blog de Adriana Bañares. Arte para regalar, comprado directamente al artista. Sin intermediarios, ni fabricaciones en serie.

Anuncios

2 comentarios en “Partirse las Christmas

  1. Tienes razón, ni falta que hace la Navidad, ¿por qué necesitamos los humanos un día para cada cosa y cada cosa con “su día”????
    De todos modos espero que celebres la entrada de año y recuerda que en el interior de cada uno siempre vive lo que uno desea que viva. Se trata de amar la vida ¿no?
    Un beso grande y brinda por eso Eric.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s