Home alone: Perdido en la elección (3)


Lee Home alone: Perdido en la elección (1)
Lee Home alone: Perdido en la elección (2)

El tiempo lo corrompe todo. Como nuestra joven democracia. Que, al igual que Macaulay Culkin, más que parecer aquel niño alegre, recuerda ahora a uno de esos ladrones que pudiera entrar a desvalijarte la casa.

La gente va a votar hoy con cierto temor en el cuerpo, como si sintieran el peso de una extraña responsabilidad sobre sus espaldas. Como si nunca te pidieran reflexionar sobre nada, menos en este momento, en el que todo depende de tus actos como votante activo. Un bonito espejismo ése.

Mientras se acerca la hora del cierre de urnas, yo ando dándole vueltas al motivo por el que alguien desearía arrancarse la ropa en mitad de un sitio transitado, de un modo muy primario y salvaje. No sé por qué. Pero es una historia que parece querer asomar la cabeza, así que tengo puestos los guantes de matrona, mientras dilato las ideas y les pido que empujen.

Sé que esta noche será como ver a España eliminada en octavos de final. Ya que éste es su juego, ninguno de nosotros ganará. El juego político es terrible. Alguien se alzará en el poder con un cuarto de los votos posibles y creerá tener potestad divina para hacer y deshacer. Millones de personas habrán corrido a esconderse bajo sus faldas por miedo a que las cosas empeoren. Estos seguirán haciendo uso de sus influencias para prosperar en una sociedad tan corrupta, que hasta los negocios de la familia Real se revelan como una manzana podrida.

Pero no quiero pensar que lo peor viene ahora. Lo mejor puede también venir ahora. Sólo que eso dependerá de la gente de a pie, de los ciudadanos. No de quienes insisten en representarnos. No puedo imaginar el modo, pero los grandes cambios, los cambios de verdad, nunca han ocurrido con un sobre salmón y otro blanco. Con el Congreso y el Senado. Ni con el partido de la derecha y el de la izquierda. Los dualismos son una herencia peligrosa de la religión, que proporciona una visión simplista de las cosas. El bien y el mal y todo eso, y aún estos siguen mendigando votos con tales argumentos.

Hoy se actúa por miedo. Mañana vendrá el desencanto. Y en cuatro días, la desobediencia. El único modo de negociar y conseguir algo: Desoir sus estupideces, como ellos desoyen las nuestras. Lanzarnos los trastos a la cabeza. Ponérselo por escrito.

Una tortuosa relación de amor.

Anuncios

2 comentarios en “Home alone: Perdido en la elección (3)

  1. Granada, preciosa ciudad…ha pasado lo que sabíamos que pasaría y ahora empezará a pasar lo que desconocemos, lo que nos han escondido pero todos nos tememos.

    A veces deseo que todo quede patas arriba para volver a comenzar, juntos, codo a codo.

    Feliz legislatura!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s