Poesía excéntrica para tiempos convulsos (1): Batania



Que la poesía es un arma cargada de futuro [Celaya dixit] es algo que ya todo el mundo sabe.
Que, cuando el látigo de la injusticia restalla sobre la espalda del oprimido, éste tiende a entonar versos que lo liberen, es algo que a la vista está en el panorama poético actual.

Desde el florecimiento del 15M el pasado mayo, son innumerables las manifestaciones artísticas que han dado cabida a las letras empapadas de alquitrán, de flores pisoteadas, de moratones por golpe de antidisturbio o de cajas de cartón recicladas en consignas.

Son muchos los que ya no quieren llorar, sino esgrimir poesía como un arma. Un arma que sólo produce heridas internas y que, con razones, apela al hemisferio más irracional de nuestra psique.

“La poesía ha vuelto y yo no tengo la culpa”, admite el poeta Batania, quien, sin pretenderlo, se halla cerca del epicentro de la vorágine poética de los últimos meses.

Para Batania, el acontecimiento más importante de la Historia del hombre es la muerte de su padre. Y, según él mismo relata, ése parece ser el origen de su “renacimiento”.
Sintiéndose extraño en un mundo que no lo acepta, se inventa su propio país [Batania] cuyos límites comienzan en sus pies y terminan en su cabeza. A partir de entonces, el poeta se independiza del resto del mundo. Ya nunca más se sentirá un extranjero en ningún lugar.

Batania, el poeta que, de noche, convierte nombres en verbos. El poeta que no se deja publicar y que regala su manuscrito de tropocientas páginas a quien se precie. El poeta de tendencia neorrabiosa cuyos versos-consigna son replicados por las paredes de todo el país por anónimos que firman en su nombre. Un poeta más y una célula más en el organismo viviente que fue la acampada en Sol.

Si aún no conoces a Batania, éste es el momento de hacerlo:

-> Batania (blog)
-> Neorrabioso (blog)

Un poema de Batania:

“Si me sigues besando se va a caer”

Ningún sinpapeles será detenido esta noche por la policía;
cuando la mujer que amo se acerque y me bese en los centros,
las patrullas huirán acosadas por tropeles de niños salvajes.

Me besa y siento que cae El Corte Inglés. Me besa
y se apagan los neones de La Caixa. Me besa tan alta
que quiebran las bolsas, y muere el dinero,
y sufre el hombre incoloro de los capitales.

Se va a caer el sistema si me sigue besando.
Con besos pedrada contra los cristales.
Con besos de lapa bajo los coches.
Con besos tornillo contra el ejército.
Con besos chupones contra la usura.

Si me sigue besando se va a caer.
Se va a caer, en serio, se va a caer.
Están aumentando los porcentajes de viento.
Estamos a punto de vivirnos. Si
me sigues besando de esa forma se va a caer,
Natalia, se va a venir al suelo
El Corte Inglés.

Anuncios

Un comentario en “Poesía excéntrica para tiempos convulsos (1): Batania

  1. Hola, el juego ha acabado, la partida de Monopoly llega un momento que acaba sus fichas y ya no hay más que repartir. La gran estafa, la gran pirámide está llegando a su fin…”idiota el último”…mundo de idiotas, de ilusios. El mundo debe comenzar de cero.
    La poesía tiene tanto que ver con eso, el amor mucho más, y la conexión con nuestro ser divino es el más difícil todavía. Rodeados de ruinas es cuando somos más capaces de encontrar el verdadero camino. Escribe, no dejes de hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s