Libertad para crecer



Vivimos tiempos convulsos y de cambio, y ambos aspectos quedan patentes a la vista de ciertos acontecimientos.

Ayer, el post titulado “Un libro electrónico a 25 euros lo va a pagar su puta madre” del sitio The Lost Dreamer, incendiaba y animaba el debate acerca de lo que es a día de hoy la cultura [un negocio] y lo que debería ser [un derecho al alcance de todos]. Pese a que la autora de este post se retractó horas después, debido a un error en la página de ebooks.com [no eran 25 €, sino 14, lo que costaba el libro de la discordia], la repercusión que tuvo su denuncia permitió reabrir la herida del [ya de por sí sangrante] negocio editorial.

Más leña al fuego: Como muchos sabrán, ayer el Congreso decidió votar en contra del cánon digital. El mismo cánon que ya hace meses fuera considerado por varios magistrados como ilícito y que, según informaciones de Wikileaks, fuera impuesto a nuestro gobierno por las grandes corporaciones del entretenimiento. A día de hoy hablan de buscar nuevas fórmulas de compensación a los autores, más justas para el ciudadano de a pie. Éstas no podrán tener efectividad, a menos que se tenga en consideración que los tiempos (también en literatura) están cambiando, y hasta que comiencen a ser tenidas en cuenta ciertas ideas, como la del Copyright quijotesco.

En esta misma línea, el diario Público dedicaba dos páginas de su versión impresa a un interesante reportaje sobre los Creative Commons y el acceso libre a la cultura. En él, partiendo del caso de Gómez-Jurado, el escritor que le cerró la boca a Alejandro Sanz, se hace un repaso sobre este tipo de licencias y sobre el tipo de negocio editorial que ha de venir: uno en el que lo más importante es que tu obra se de a conocer y no esté limitada por anticuados mecanismos de restricción.

Otro subproducto, nacido del Movimiento 15M, y que suena bastante esperanzador es del de Book Camp, una biblioteca on line con cientos de títulos en su catálogo, que te permite acceder gratuitamente a la lectura de los mismos. Bajo el subtítulo “Algunos libros para entender cómo hemos llegado hasta aquí”, el sitio de Book Camp proporciona desde novelas distópicas a manuales de acción política, desde poesías hasta autobiografías o libros de economía. Los promotores de este proyecto [que además es colaborativo y abierto] saben muy bien que la cultura es poder. Y que el acceso a ese poder cada día cuesta más. Yes, we read, es su lema.

En definitiva, ésta es la cultura que anda a la espera de eclosionar: acceso fácil e inmediato a las obras, de bajo coste y sostenible, de wikis que se nutren de la colaboración colectiva y con la posibilidad de compartir tanto conocimiento, entre tanta gente, de un modo con el que sólo unos pocos alcanzaron, alguna vez, a soñar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s