Para Bob


Bob Marley (06/02/1945-11/05/1981)

Realmente fuiste un blanco entre negros, o un negro entre blancos, según se mire. ¿Y qué más dará el color?, pensabas, mientras erguías tu vida y movías los pies al ritmo del ska y el rocksteady, levantando polvo y pasiones.

Dejabas que la ganja entrase a sosegar tu espíritu. Para más tarde, con los Wailers, convertirte en la garganta que grita, que clama en ese desierto que es la brecha entre dos mundos: el de los coches caros y el de los niños descalzos, que patean balones desinflados en los guetos de Jamaica.

Tú, el rastaman, el tipo que disparó al sheriff varios cartuchos de protestas sobre un ritmo pegajoso y vital. Tú, el que aconsejaba a quien no quisiese llorar que no andase arañando sus entrañas con el olor a lenceria fina…
Antes de que tu alma fuera drenada por Jah, tú ya habías reído demasiado, cantado demasiado. Como aquella ocasión en que el plomo atravesó tu piel y tú volviste sonriente, como si nada hubiera pasado, empeñado en brillar en medio de la oscuridad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s