Parábola [Poema]


Coge lo que queda de tu espíritu
minúsculo y rojizo
y arrástralo
sobre el fósforo rugoso de la vida.
-Raaasss-
Observa ahora cómo prende
aquel latido.
Lo presentías.
Es el bosque en la semilla y todo eso.
Una luz que no pertenece a las farolas.
-Fuuuuu-
Una vez que se consuma,
despréndete del cadáver,
sin lágrimas.
(No te quemes los dedos)
Y deja que el recuerdo
de esa llama se pierda
de nuevo
como ceniza y humo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s