La vuelta a la tortilla: cobrar por recitar


La pasada semana, pateándome las calles de Granada, pude encontrarme repetidas veces con este cartel:

Y, aunque no me llegó a quedar muy claro de qué iba este ciclo poético indie bajo el título de “Money for nothing”, de algún modo me resultaron llamativos tanto la propuesta como el cartel.

Hoy, blog de Gsus Bonilla mediante, he descubierto de qué va esta iniciativa. Leed, leed:

Mañana comienza la primera sesión del Festival de Poesía Independiente “Money for No-Thing, una iniciativa organizada por el C.A.L. (Colectivo con Animo de Lucro), que pretende desde el ámbito privado dignificar la labor de los poetas que a menudo vienen desarrollando su actividad en bares y locales de ocio sin que ello se traduzca en un reconocimiento de su tiempo ni su trabajo.

A diferencia de otras artes como la musica, o el teatro, la poesía viene relegándose en un porcentaje demasiado alto de casos a la subvención o la gratuidad. Nosotros no queremos menospreciar esas posibilidades, que nos parecen también necesarias, pero queremos cambiar en la mentalidad de los asistentes la noción de que un recital de poesía debe ser gratis “per se”, en especial cuando nadie remunera al poeta.

El Money for No-Thing, no es una simple sucesión de recitales: queremos aunar una calidad literaria, con la noción de poder disfrutar de la poesía tanto como de otra actividad cualquiera, y al mismo tiempo que quienes asistan comprendan -y aprecien- el valor de lo que se ofrece. Y valor significa precio. No mucho, pero algo. No es la cantidad, sino lo que representa. Un trabajo mal pagado es un trabajo, un trabajo que no se paga es sólo un hobby.


Por lo que he podido ver ofrecen entradas a sesiones con la intervención de dos o tres poetas por noche a un módico precio de 2 euros. En mi opinión, un precio justo y merecido.

Podéis conocer más a fondo sus iniciativas en su blog . De ahí he extraído su Manifiesto Poético, que dice así:

La poesía ya no quiere ser poesía, se ha cansado de sí misma y de lo que los demás dicen de ella, quiere ser independiente y sexualmente activa.
La poesía quiere dejar de tomarse en serio, dejar de llevar corbata, subirse la falda, cortarse el pelo (muy corto) y decir palabrotas.
La poesía quiere quemar sujetadores y calzoncillos, está en contra de todo tipo de ropa interior.
La poesía quiere ser una heartbreaker, seductora y maldita.
La poesía quiere desnudarse, no enseñar carnaza.
La poesía es alimento para el alma, pero no nos engañemos, el alma está dentro del cuerpo, eso en el caso de que éste exista.
Con ella los poetas ya no son poetas, son funcionarios, administrativos, empresarios, jubilados, estudiantes, doctorandos… que no se diga que los poetas no trabajan!
Porque los poetas también son personas.

Anuncios

Un comentario en “La vuelta a la tortilla: cobrar por recitar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s