Causas y (d)efectos

Dedicado a los no fumadores,
que sí,
que tenéis más razón que un santo.


Entro a un bar.
Pido un cortado.
Cojo el periódico de hoy.
Saco un cigarrillo y lo enciendo.
Doy un sorbo al café.
Doy un par de caladas con delectación.
Paso rápidamente a la sección cultural, porque no me apetece leer malas noticias.
Me quedo embobado mirando mi mano humeante…
¡Joder! ¡Estoy haciendo algo ilegal en público y ni me he dado cuenta!
Aplasto el cigarro contra un vestigio de cristal, que antes hacía las veces de cenicero. Intento esconder el humo en lo más profundo de mis pulmones. Toso. Me echo al coleto el café caliente y huyo dejando un euro junto al cuerpo del delito.

Mierda. Esto ha dejado de tener gracia.

Anuncios

Un comentario en “Causas y (d)efectos

  1. Gracias por la dedicatoria….besar a un fumador es como lamer un cenicero …el aliento del fumador pica, sus manos amarillentan, su piel es gris y su pelo nunca huele a aire…¿quieres más motivos para dejar de fumar???? FELIZ AÑO!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s