Oír para creer

Hice un curso de lectura rápida y fui capaz de leerme ‘Guerra y paz’ en veinte minutos. Creo que decía algo de Rusia

Woody Allen (1935-…)

Conversación real entre dos señoras o señoritas de alrededor de cuarenta años en un tren de cercanías:

-Pues desde que leí “Los hombres que no amaban a las mujeres” me he picado con la lectura. Me he dado cuenta de que me gusta leer más de lo que pensaba…
-¿Sí? Pues yo es que soy incapaz de leerme libros de esos tan largos y tan literarios, lo último que he leído ha sido el catálogo de Ikea que, eso sí, me lo ví enterito en una tarde.

AVISO: Lejos de pretender criticar ninguna postura (activa o pasiva) hacia el hábito de la lectura, el autor de este blog se divierte cantidad escuchando conversaciones de este estilo.
Pero eso sí, señores, luego no se vengan quejando de que su hijo/a no aprueba la Lengua de la ESO.
No creo que los profesores, que no son más que seres humanos expelidos por esa institución sobrevalorada, que es la universidad, hagan milagros (aún).

Anuncios

Un comentario en “Oír para creer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s