Bibliofilia no es montárselo con un libro

No recuerdo quién pero sé que alguien me dijo que lo de escribir un blog es tener algo de exhibicionista. Si esto es así, los que leen éste, entre otros blogs, tendrán algo de voyeurs, digo yo.

Ya metidos en harina no me importa confesar otra de mis parafilias: La bibliofilia, que es algo que suena a aburrido y a ñoño y a polvoriento y a alergia y a viejo y a ácaros sobrevolando el ambiente, pero que es algo que con los años aprendí a valorar de mi padre.

Tal y como digo en el título del post no va de tener sexo con libros (no, ni siquiera con un ejemplar del Kamasutra, insisto) que, aunque habrá quien lo intente, la bibliofilia tiene más que ver con meter las narices entre las páginas de un incunable antediluviano y aspirar fuerte hasta deshacer las fibras del papel. O, como el caso al que quiero referirme, de saber apreciar aquellas piezas únicas que ha dado la imprenta y, que a día de hoy, resultan algo difícil de encontrar. La bibliofilia tiene que ver con el libro como objeto. Como objeto de culto. Algo que la aparición de los ebooks no hará más que reforzar, al igual que el MP3 propició el culto al vinilo.

Hasta la fecha, sólo he puesto el pie dentro de dos librerías de viejo o de libro antiguo: Una en Toledo, en un pequeño local cerca de la catedral. La otra, en Santiago de Compostela.

Las librerías de viejo tienen algo que me llaman la atención: La cantidad de morralla que, por lo que yo he visto, algunas tienen en su catálogo.

Como bibliotecario, he lanzado a la quema de libros (lo que en argot se llama expurgo) muchos libros que, más tarde, he encontrado en este tipo de tiendas y puestos. Me hace gracia cómo alguien te puede pedir 7,8 o 10 euros por libros viejos con poco valor como los que mi mano implacable ha lanzado al contenedor de basura (que los dioses del Olimpo me perdonen por semejante acto aberrante, pero así es mi trabajo, en ocasiones*).

Sin embargo, unas pocas veces, uno puede encontrar verdaderas joyas que sí tienen un valor real. En mi caso no hubo suerte: Las dos veces que entré en una de estas librerías pregunté por el mismo título. En la primera, el librero me dijo no saber a qué libro me refería con muy malas maneras. La segunda vez, la librera casi me besa, parecía que había pronunciado las palabras mágicas. No estoy de broma, a la mujer se le enterneció el rostro (y eso que antes no me había quitado el ojo de encima -en plan a ver esas manos que yo las vea– mientras daba vueltas entre las estanterías)

El título del libro es El libro rojo del cole y se trata de una suerte de Educación para la ciudadanía que llegó a España, en la época de la Transición, de la mano de algún editor con ganas de provocar cambios en todos los contextos de la vida.

En él se tratan aspectos de la vida del estudiante, tales como: cómo quejarse del profesorado, o información sobre drogas, sexualidad y comportamiento que hasta entonces habían estado fuertemente vetadas para cualquier estudiante de este país. Conceptos nuevos para mentes inquietas, tales como éste: ¿Quién evalúa a los evaluadores? (que recuerda bastante a la consigna clave del The Watchmen de Alan Moore: ¿Quien vigila a los vigilantes?).

Hoy, casi por casualidad, he dado con una versión escaneada de este libro que quiero compartir con vosotros, para que lo disfruteis aunque sea por lo que de raro y curioso tiene el libro. Podéis descargarlo clicando AQUÍ.

*(aviso: aunque el expurgo es una actividad necesaria en toda biblioteca, admito que en ocasiones he salvado de la quema… vale, he hurtado y me he llevado a casa algún libro, evitando que pase a engrosar las tripas del contenedor de reciclaje. Ya podéis venir a fustigarme).

Anuncios

2 comentarios en “Bibliofilia no es montárselo con un libro

  1. ¡Gracias Carlos! Es un dato a tener en cuenta. Realmente es un libro que merece la pena adquirir. Hoy es mi santo, si alguien se digna a regalármelo, ya sabéis dónde comprarlo jaja.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s