El día que conocí al artista

Ayer tuve conocimiento (Cólera de Nébulos mediante) de que el artista murciano Antonio Soto inauguraba una exposición de sus pinturas en la galería CHYS de Murcia (C/ Trapería, 11).

Precisamente, entre algunos de los mejores recuerdos que guardo tras mi paso por la redacción de una revista cultural como era (y es) Entrelíneas, es la entrevista a este gran poeta y pintor.

Antonio Soto Alcón nos recibió en su casa al fotógrafo Antonio Morales y a mí mismo con los brazos abiertos. Se percibía en él esa inteligencia calmada que suelen desprender aquellos que han vivido bastante y han aprovechado los consejos de la experiencia.

Recuerdo estar en su sofá, bebiendo una ginebra con cola que él mismo se empeñó en ofrecernos. Y recuerdo hablar y hablar y hablar sin parar. Yo, como entrevistador novato, trataba de ceñirme al asunto al que nos remitíamos, pero lo interesante de su conversación nos llevaba una y otra vez hacia otros derroteros.

No nos importó. Lo cierto es que entramos en su casa a la hora del café y cuando salimos de allí ya anochecía, pero el tiempo aquella tarde era lo de menos. Pasamos horas discutiendo sobre arte, sobre poesía , sobre lo que supone no ser profeta en tu tierra (Cuidado, este tipo fue “Pintor Europeo del año 2005”, elegido por el propio Parlamento Europeo), sobre la urgencia de expresar mientras estemos vivos, sobre la vida y las relaciones interpersonales…

He de decir que, gracias a él, tuve conocimiento de que existía otro tipo de poesía. Una poesía cercana, humana, mundana incluso. Se lo agradezco ahora, ya que por aquel entonces a mí la poesía me la traía al pairo (lógico, cuando los planes de estudios sólo incluían a huesos duros de roer, del calibre del Arcipreste de Hita o Calderón de la Barca).

Recuerdo salir de su casa con un ejemplar de su poemario “Lolitas”, dedicado con sus palabras y sus dibujos. Suyos son dos versos que nunca me he podido quitar de la cabeza:

(…) Ni la distancia más larga

borraría nuestros destinos.

Una buena tarde, Antonio. Aquello debió ser en torno al verano de 2007.

Éste es, por tanto, mi humilde y tardío homenaje a este gran artista y mejor persona.

——–

Si quieres saber más de Antonio Soto clica aquí.

Anuncios

2 comentarios en “El día que conocí al artista

  1. Bonito rendir homenaje, bonito expresar con palabras momentos que recordamos con especial cariño, bonito saborear esos instantes que nunca mueren…contundentes esos dos versos. Felicidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s