Eureka

¿De dónde provienen las ideas? ¿Has pensado en ello alguna vez?

La capacidad creativa de nuestro cerebro es algo que nunca deja de sorprenderme. Es decir, ahí estás tú, lavando los platos, corriendo calle arriba, desenmugreciéndote en la ducha o conduciendo por una carretera (que suele ser mi momento de máxima inspiración) y, de repente, ahí esta: Una idea ha entrado en tu mente.

Las ideas aparecen, no pueden ser provocadas. Tú puedes darles forma y consistencia, hacer de ellas algo grande, algo artístico o algo práctico (si no eres un puñetero vago, claro), pero nunca puedes provocar que aparezcan (lo cual ha supuesto una verdadera agonía para muchos artistas, a lo largo de la Historia, en épocas de sequía).

Las ideas son materia prima. Intangible (prueba a diseccionar un cerebro, ya me dirás tú dónde se localizan las ideas…), pero materia prima al fin y al cabo.

Recuerdo el planteamiento que se le daba al mundo de las ideas y de la imaginación en cierta obra de ficción. Era en la obra The Sandman del escritor Neil Gaiman. En ella, un personaje llamado Lucien (un bibliotecario con una pinta más siniestra de la que haya conocido yo en bibliotecario alguno) ejercía de guardián de la Biblioteca del Sueño: aquella donde se hallan todos los libros que aún no han sido escritos, pero que permanecen en la imaginación de sus autores. Lo que se sugería es que las ideas eran “tomadas” de esa biblioteca y plasmadas en el mundo real una vez el libro ya está escrito. Está claro que Neil Gaiman lo expresó como le vino en gana, y por tratarse él mismo de un escritor, su reino soñado (como podía serlo para Borges) es una biblioteca. Lo que para un pintor podría ser la Pinacoteca del Sueño, o para un ingeniero… la Carpeta de Proyectos del Sueño.

Me gusta este concepto: Extraer de un sitio para introducir en otro.

Aunque, pese a todo, la idea es la protagonista. Es decir, aunque creamos lo contrario y nos empeñemos en inflarnos cual globos egocéntricos, no somos dueños de nuestras ideas, sino que es la Idea en sí la que nos posee, la que se adueña de nuestra mente y nuestro cuerpo y nos conduce irremediablemente a su ejecución, a su parto en el mundo tangible.

Eso precisamente es lo que me viene ocurriendo con una idea para un relato. Ha aparecido y se ha adueñado de mí. No me deja tranquilo, quiere que trabaje para ella, quiere convertirme en su esclavo, porque sabe que es buena. Muy buena. Está relacionada con la imagen que encabeza este post.

De modo que aquí me tienes, idea del demonio, si lo que quieres es salir saldrás… aunque sea por las malas.

Anuncios

2 comentarios en “Eureka

  1. yo recuerdo de the sandman la mini historia incrustrada, como tantas que tiene, todas apasionantes, pero recuerdo en especial la del escritor que consigue cazar propiamente a una musa y la encierra en un cuarto para explotarla.
    aunque Gaiman sabe aprovechar la tradición como nadie, reescribiendo como nadie, hay que decir que es bueno, de los buenos, vamos. a mí me marcó mucho en su momento esa lectura, estuve desesperada hasta que encontré los dos últimos tomos, je.
    un beso :** !!!!

  2. Jeje, recuerdo esa historia. De las mejores para mi gusto, junto a las del local 24 horas o la de “La tempestad” de Shakespeare.
    Y muy apropiada también al tema, quien pudiera seducir a una musa para retenerla a tu lado, proporcionándote inspiración eterna.
    La lástima es que son esquivas y bastante huidizas y sólo aparecen cuando ellas quieren… ¡Malditas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s