Pistola con balas de amor

pistoladeamor

Creo que últimamente me obsesiona la idea de construir. Allí hasta donde me alcanza la vista.

La televisión se mantiene encendida a la hora de comer en casa y en ella únicamente aparecen congéneres míos que protestan cargando contra los escaparates; contra hombres uniformados, sólo porque van uniformados.
Recoger cosas como estas con una cámara supone un atentado contra la paz interior de cada tú y cada yo que permanece sentado, masticando en silencio, absortos en nuestros pensamientos, convenciéndonos poco a poco de que la humanidad perjudica seriamente nuestra salud y la de los que se encuentran a nuestro alrededor.

Hoy he comido a toda prisa. Una idea me rondaba la cabeza. He aterrizado sobre mi escritorio y he comenzado a diseñar el prototipo de la que se convertirá en la primera pistola con balas de amor de la Historia. No ha sido fácil, he tenido que emular la estructura externa de un arma común hasta la perfección. Me ha llevado mis horas navegando por Internet.

La razón por la que estéticamente ha de ser idéntica a una de calibre normal es lógica. La visión de una pistola, según tengo oído, es paralizante. ¿Qué pensabais? De nada serviría una pistola rosa con corazoncitos.

De esta forma nadie se resistirá a recibir su respectiva ración de amor. Estoy deseando ver la cara que pone la gente cuando les apunte con ella.

Tengo pensado subir hasta la terraza y empezar a practicar desde allí. Convertirme en un francotirador amatorio, como Cupido, sólo que vestido y con perilla. Desde aquella privilegiada posición pienso abrir fuego sobre todo aquel que pase bajo mi puerta. Sobre todos aquellos rostros tristes, malhumorados, serios, nerviosos y estresados. Ver sus reacciones al oir la explosión, ver como caen al suelo de la impresión y cómo se levantan del mismo con el corazón en un puño, estimando todo lo que tienen, admirando el mundo que les rodea, valorando cada minuto y sonriendo por la única simple razón de que siguen vivos. Desde abajo me guiñarán un ojo y esa será la señal de que todo marcha bien… ¡Va a ser todo un éxito!

Más tarde podré formar un comando especializado en repartir amor por el mundo. Todos irán armados hasta los dientes y, en el interior de cada bala portarán mensajes de esperanza, de amor, de respeto.
Juntos perpretraremos diversos atentados de amor. De esta forma, los terroristas a la vieja usanza se darán cuenta de que han estado haciendo el idiota, que se consigue mucho más con un gesto amable que luchando contra las circunstancias y comenzarán a imitarnos.
Mañana, por ejemplo, sería un buen día para estrellar un par de aviones  con una gran carga de amor sobre algunas oficinas. Provocaremos, de esta forma, que los empleados alcen la vista de las pantallas y se dediquen a otear el horizonte, a ver que se encuentran dando vueltas sobre una piedra alrededor de una estrella y de que eso, por sí mismo, no tiene demasiado sentido; a comprender que son animales evolucionados que sólo necesitan quejarse menos y amar más. Amar su tiempo. Amar su trabajo. Amar a sus seres queridos (valga la redundancia) y amarse más a ellos mismos.
Amar y no tener bastante.

De ahí hasta los líderes mundiales, los dueños de los bancos, los grandes empresarios, las mafias…
A mí me harán caso, porque tendré una pistola. Una pistola con balas de amor.

Anuncios

5 comentarios en “Pistola con balas de amor

  1. Agatha:
    En ello estamos…

    Bluess:
    Ejem… si un tipo con una pistola por la calle puede parecer un excentrico, ¿qué parecerá un tipo desnudo con una pistola?

    Javi:
    ¡Revolucionario! jeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s